Todo ajeno (Natalia Litvinova)(Reseña).

Dejemos que las casualidades nos guíen. Dejémonos llevar por ellas: una poeta bielorrusa, una exquisita edición de Vaso Roto, el epílogo escrito por Irazoki, así como un breve y sugerente poema como contraportada. Por qué no abrir las puertas de su poesía y dedicarle más tiempo.

En los primeros poemas la partícula no, goza de una destacada presencia, nos hace atisbar el motivo del título. La poeta toma del adverbio la acepción de impropio para expresar distancia y acercarnos la nostalgia de su niñez, familia y país de origen.

El año pasado divisé la fronda de Bielurrusia desde la reserva natural de Bialowieza, en la limítrofe Polonia. Una extensa alambrada la dividía en dos, impidiendo que muchos animales pudieran cruzarla.

Natalia atravesó hace unos quince años esa alambrada. Desde los diez años reside en Argentina. Ha traducido a algunos de los grandes poetas rusos. Aquí nos acerca con onírica precisión sus primeros recuerdos, el dolor en sus abuelos en la 2GM y la dictadura posterior, el padre ausente o el desastre de Crenobyl en 1.986 -año de nacimiento de a poeta- en la cercana Gómel de su infancia.

Sus poemas elevan nuestra lectura a ese lugar donde el tiempo discurre con lentitud. Tienen la exquisitez de lo breve y una gran imaginería capaz de trasladarnos a un pasado ajeno o a un presente lejano.

Sobre el papel desgarra también su POÉTICA:

“Escribir es ir hacia la herida para curarla con veneno.”
“Escribo para no dormir.”
“En la poesía encuentro la oración para soportar cada corte abrupto.”

DESGARRA

Cuando un hilo corta mis dedos
y el estado salvaje se rinde ante su veneno civilizador,
mi vestido se desgarra y de sus heridas
brota otro vestido. Entonces escribo
para que la muerte no sea tan natural.

PINTOR

El vestido blanco revelaba su figura.
Ella bailaba y tocaba la flauta.
Él intentó acercarse para desnudarla.
Pero el roce la hizo retroceder.
Abrió sus acuarelas y dirigió el pincel hacia su vestido.
Ella accedió. Se quedó quieta y acompañó cada trazo
con un sonido de flauta.
Los cambios de color merecieron notas más agudas.
Los trazos prolongados, notas más graves.
Cuando el pintor la vio complacida
dio por terminado su trabajo.
Acercó lentamente sus manos y la sacó el vestido
para llegar al lienzo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Escritores, Katakrak, Libros, Literatura, Poética, Poesía, Poetas, Reseñas y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Todo ajeno (Natalia Litvinova)(Reseña).

  1. Natalia Litvinova (Gómel, Bielorussia, 1986). Es poeta y traductora. Ha publicado Esteparia (Ediciones del Dock, 2010), Balbuceo de la noche (Melón editora, 2012) y Grieta (Gog y Magog, 2012). Ha sido traducida al ruso y antologada. Compiló y tradujo la antología El ruido de la inexistencia (Editorial Leviatán).

  2. Triste Sina dijo:

    Gracias por acercarme a esta poeta cuyo trabajo me era completamente desconocido. Tu entrada y estos dos textos acaban de ponerme a mil.

  3. kika9601 dijo:

    Gracias, me ha gustado mucho. Me faltó tiempo para pedir su libro.

  4. Pingback: Todo ajeno (Natalia Litvinova). | arturoblogito

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s