Tiempo y materiales (Robert Hass)(Reseña).

imageRobert Hass apenas es conocido en España, al contrario que en su país natal (USA) donde es uno de los referentes de la poesía comprometida. Traductor de Milosz. Influenciado por Thoreau y la Generacion Beat. Admirador de Szymborska, Milosz, Herbert o Tranströmer.

Su libro Tiempo y materiales (Bartleby, 2008. Premio Pullitzer), recoge poemas escritos entre 1997 y 2005. Los títulos son reveladores de la dirección ideológica de los poemas: La guerra de Bush (“Alguien podrá movilizar a la Muerte en escala masiva para lograr el dominio económico o por pura venganza”), El estado del planeta, Enjambre de amaneceres, rebaño de inquietos mediodías, La dificultad de describir un color, etc.

“Con el impulso no muy firme de que un poema me ayude a esclarecer”.

Su poética está presente tanto en algunos títulos como en versos incrustados en los poemas y contiene alguna sorpresa (Envidia de poemas ajenos, “la poesía debería ser capaz de aprehender la tierra”). Los poemas son antibelicistas, tienen conciencia ecológica, homenajean a sus autores predilectos (Horacio, Ezra Pound, Milosz) y sus metáforas siempre encuentran un original punto imposible donde posarse.

Su estilo no siempre es nítido, combina los poemas cortos con algunos verdaderamente extensos (La guerra de Bush consta de 6 páginas). Lo abstruso y culturalista también tienen su espacio aunque generalmente, se entremezclan en lo prosaico y narrativo de su escritura.

“Es bueno a veces para la poesía que nos decepcione”.

La poesía de Robert Hass de ninguna manera decepciona al lector.

LA DIFICULTAD DE DESCRIBIR UN COLOR

Si dijese -al recordar en verano
la mancha roja de un cardenal
sobre la madera pelada y gris del invierno-

Si dijese -la cinta roja del sombrero de paja
de la niña a punto de besar
a su perro faldero, mientras lo acuna
en el cuadro de Renoir-

Si dijese fuego, si dijese sangre que manda de un corte-

O salpicaduras de amapola en el aire alquitranado del verano
en una ladera que azota el viento a las afueras de Fano-

Si dijese, el pendiente rojo en si lóbulo sedoso del que tira

cuando echa las cartas con una baraja de hojas caídas
hasta que salga la que quiere-

Pezón rosáceo, boca-
(¿Cómo no amar a una mujer
que te hace trampa con el tarot?)

Rojo, dije. De repente, rojo.

UN POEMA (Sesgo)

“Pensábamos que Dios se ablandaría”, escribió durante la II G.M. el poeta norteamericano Richard Eberhardt, “al escuchar la ferocidad del bombardeo aéreo”. Pero Dios no es la causa de un bombardeo aéreo. (…)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Katakrak, Libros, Literatura, Poética, Poesía, Poetas, Reseñas y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s