El tiempo menos solo (Abraham Grajera)(Reseña).

20140317-110718.jpg

Los versos de Abraham Grajera son como terciopelo que puede leerse, una fuente de luz a la que seguir, que va hilvanado su significado en el tiempo. Y el tiempo, para el poeta, es lo que nos sueña, lo que nos hace, nos rodea o siega.

La poesía es la que hace al tiempo sentirse menos solo. Una poesía que retoma la lírica de la métrica clásica, sin artificios, muchas veces apoyando sus largos versos en repeticiones que van apuntalando la idea del poema. Casi siempre el tiempo, el de la palabra, el de la poesía el de las personas que se aman, que nos hacen ser.

El tiempo menos solo, es un poemario que no se agota en las primeras lecturas. Al contrario, la exquisita sugerencia del poeta es un imán que obliga al lector a ralentizar el ritmo de su respiración y volver sobre los abundantes encabalgamientos, disfrutando de nuevos matices.

En un libro lleno de poética, ya en su primer poema, Los años mudos, el autor se pregunta “por qué pasó de largo la poesía, (…)por qué es difícil escribir”.”Leo de noche a los grandes poetas que escribieron desde el después de cualquier cosa”.

Sin duda, leer a Abraham Grajera es leer a un gran poeta, a uno de los pocos que sobrevivirá.

LA POESÍA

Yo la imagino aún siendo capaz
de imaginarlo todo sin hacer
sentir a quien la escucha irresponsable
de sus propios delirios y razones.

La imagino también imaginando
lo bello más que todo cuando es uno,
cada cosa más bella que si fuese
única, porque ha sido imaginada

para serlo y, por tanto, imaginada
hasta el más mínimo detalle. Tú
la imaginas como si fuese ella
la que nos imagina juntos porque

es difícil imaginar que no
lo hemos estado siempre, hasta este día
de la historia que acaba, como siempre,
entre el polvo y los puntos suspensivos,

o entre paréntesis, como las grietas.
Y por eso imagino que te amo,
que la luz se desnuda en tus orillas
y va a dormir donde la noche duerme;

y que si el tiempo alguna vez sonríe,
si esta nostalgia de los propios rasgos,
que enciende el aire del amanecer,
hace al tiempo sentirse menos solo,

será porque recuerda cada vida,
y el tiempo de la flor entró en la rama,
y sube hasta tus pies la tierra entera,
y tú has vivido el tiempo suficiente.

A LA ALTURA, A MEDIDA

En museos, en libros de arte, trato de adivinar siempre en
qué cuadros les gustaría vivir a las personas que admiró, los
seres que amo, aquellos que recuerdo por soñar

todavía. A veces los descubro entre la multitud, en
ceremonias campesinas, y a veces los convierto en ciudadanos
de una ciudad ideal, la pincelada viva de una naturaleza

muerta, o unas simples figuras en un paisaje simple, cuyo
único deseo es quedarse un poco más ahí, de pie, frente a los
campos vacíos, como si el hombre fuese sólo

la forma humana del tiempo, y no la forma temporal del
hombre el tiempo que los ha soñado así, a la altura de la
siembra, a medida de la siega.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Escritores, Katakrak, Libros, Literatura, Poética, Poesía, Poetas, Reseñas y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El tiempo menos solo (Abraham Grajera)(Reseña).

  1. Abraham Grajera (Madrid, 1973). Poeta y traductor antologado. El tiempo menos solo fue reconocido con el Premio Ojo Crítico de Poesía 2013 de RNE.

  2. kika9601 dijo:

    Una vez más, gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s