Aquel agosto de nuestras vidas (Antología 4 de agosto) (Reseña).

20140325-084927.jpg

Las antologías son una piedra de toque singular, un primer contacto con los náufragos que sobreviven al tiempo y a las fuertes marejadas de la poesía. En este infinito océano de poetas y poemarios, y su inasible caudal, un filtro al que recurrir puede ser éste. Claro que, cada año se publican varias, ya sea con un nexo generacional, geográfico o con un tema común (En legítima defensa, Poetas suicidas o Tengo una cita con la Muerte). Y volvemos a tener que tamizar para, quizás encontrar algún destello.

En este caso, una editorial que nace desde el compromiso con la poesía, Ediciones del 4 de agosto, con casi 200 cuadernos de poesía publicados, conmemoró su número 100 con una rara avis en el panorama poético español. Una exquisitez que recoge un poema por cada libro editado anteriormente. Desde Odón Serón y Sonia San Román (primeros números) hasta Kutxi Romero, que hace el número 99. Son 100 balas de plata clandestinas que homenajean el festival de poesía que cada verano se celebra en Logroño, organizado, entre otros, por el poeta Enrique Cabezón.

Y digo exquisitez porque la calidad prima en la selección realizada por Nacho Escuín. Cada poema invita leer el poemario del autor, algo que no es muy frecuente en casi ninguna antología, por fecunda en grandes nombres, por publicitada o bien comercializada que esté. Un auténtico placer encontrar nombres bien conocidos como Karmelo C. Iribarren, Enrique Falcón, Roger Wolfe y descubrir muchos otros que sin gozar de tanto reconocimiento, están a la altura de los anteriores.

Aunque resulta complicada encontrarla en librerías, si la conseguís no la querréis prestar.

INSOMNIO (Fernando Sáez Aldana)

Yo sin pegar ojo
y tú ronca que ronca.

Yo pasto de disgustos y facturas
y tú duerme que duerme.

Yo solo frente a la noche
y tú sopla que sopla.

Yo sufriendo como una condenado
y tú durmiendo como una bendita.

Y son los mismos disgustos.
Y son las mismas facturas.

7 (Roger Wolfe)

He reducido la medicación antidepresiva.
Tengo pensado eliminarla por completo.
Y por qué -se me dirá-, si te estaba sirviendo de muleta.
Esa es justamente la cuestión.
El dolor.
Se me estaba olvidando el dolor.

PECADO ORIGINAL (Carmen Beltrán)

La juventud es una enferma dolorosa.
A nosotros tan jóvenes y tan bellos,
tener tanta suerte nos parecía una injusticia.
Para paliarla, castramos nuestra felicidad.
Temíamos que si abusábamos de ella
nuestra fortuna desaparecería.
Dormimos las mariposas de nuestros vientres
y descubrimos en la tristeza
el más confortable de los refugios.
La buscamos en nuestras pieles
y en las de otros enfermos como nosotros.
Mezclando nuestra humedad
nos contagiábamos.
Vivíamos tristes como niños sin madre,
desafiando a toda lógica
y sin comprender aún
que quizá envejecer consista
en perderle el miedo a ser feliz.

UN MOMENTO FELIZ (Karmelo C. Iribarren)

Miro la fotografía
sobre el estante.
Está hecha en Peñíscola
en el verano del 2005.
Aparecemos mi hija y yo.
Ella me coge por el hombre y se ríe.
Yo, como siempre,
con mi gesto
serio
adusto.
Engañando
a la cámara
esta vez.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Escritores, Libros, Literatura, Poesía, Poetas, Reseñas y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Aquel agosto de nuestras vidas (Antología 4 de agosto) (Reseña).

  1. kika9601 dijo:

    Gracias, siempre.

  2. kika9601 dijo:

    Muchas gracias, te lo debo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s