Ritual de la luz (Carlos Alcorta) (Reseña).

20140724-111729-40649975.jpg

“Finjo no ver sino el ahora exacto, festejo el instante por sí mismo”, nos dice Carlos Alcorta desde ese faro que ubica el lugar poético donde la poesía observa el horizonte marino y gira la cabeza hacia el recuerdo terrenal. Un faro que sirve de atalaya donde instaurar un presente, donde pausar la vida y otear con nostalgia el futuro.

Otra vez, Ediciones del 4 de agosto en su artesanal cuardenillo número 60, nos muestra la calidad de un gran poeta que está vez utiliza una exquisita prosa para confeccionar sus poemas.

La luz, como revela el título del poemario, es el principal protagonista. Una luz que a veces se transforma en duda o sombra, pero que nos guía en ese camino que sólo el presente construye. Una luz marina, oceánica y universal, como la propia vida y su continuo desafío.

Carlos Alcorta, también cultiva la poesía social, además tiene un magnífico blog http://carlosalcorta.wordpress.com donde comparte reseñas de grandes poetas, españoles o no, traducciones y algún poema propio. De esos blog que realmente merece la pena seguir, de esa poesía que uno de debe dejar escapar.

GRIETAS DE LUZ

No es preciso ascender hasta la cumbre para observar en el muro del cielo las grietas que no deja pasar el sol, la cordillera caliza a lo lejos, el ancho río en su desembocadura, el vuelo indeciso de las gaviotas sobre eucaliptos y tejados, esas mansas olas que, al atardecer, forma el viento sobre un mar de cebada. Aquí, en el centro de la plaza, junto a la desnuda piedra y la fuente seca, le basta a la mirada con orientarse hacia el recuerdo, hacia las cosas de dentro, para que las palabras describan en la página alas o perfiles, niebla en los valles o una tempestad sobre los acantilados, manchas de luz que colorean el día. Sólo a los ciegos , a quienes no saben ver, a los que viven en la noche interminable, les traicionan los sentidos. El firmamento es, para ellos, una bóveda de metal desgastado que no pueden tocar y la vida, cenizas de un fuego en el que arde toda esperanza. Yo no
busco sólo claridad, indagando en los secretos del mundo en el que vivo, sino hacerme otro, en las incertidumbres del ser y en las respuestas.

PASEO JUNTO AL RÍO ERECIA

Son estos frutos que me regala ese dios cegado por su propia luz costumbre, tacto asumido, nutritiva pulpa para la lengua que los paladea sin hartura.

Dentro de mí, en el bosque de robles y castaños, con otros, pero solo, en el mismo camino que conduce al recuerdo, tiendo la mano hacia lo prohibido, finjo no ver sino el ahora exacto, festejo el instante por sí mismo, como pretexto que desnuda el alma.

A unos pasos tan sólo del ayer, soy quien fui y quien seré, un más allá indefenso todavía, a quien asombra todo, alerta siempre, acomodando el nombre de las cosas a ese mundo que ahora resplandece en su asumido tránsito.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Escritores, Libros, Literatura, Poesía, Poetas, Reseñas y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Ritual de la luz (Carlos Alcorta) (Reseña).

  1. Muchas gracias, Inaxio, por tus palabras sobre Ritual de la luz. Un cuaderno que apareció gracias a la generosidad de los componentes de Ediciones 4 de agosto y muchas gracias por recomendar mi blog. Un abrazo fuerte. Carlos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s