Manifiesto por un no lugar (Juan Carlos Mestre)(Reseña).

  

“Deseo, desobediencia, conciencia ética de la ofrendad, seguirán siendo los ámbitos de la poesía; una responsabilidad que dará igual sea asumida o no, pero que en la perspectiva de los paisajes arrepentidos por la experiencia histórica no podrá desembarazarse de la más brutal experiencia contra la condición humana que amenaza la eternidad de lo aún no nacido, el olvido del supremo peligro tras la huella criminal de Auschwitz”.

Un no lugar para la ensoñacion del poeta. El silencio como camino hacia la profundidad de lo invisible. Hacia el deseo. Hacia la otredad. Una escritura audaz que estimule el deseo. Que restaure el olvido. Que repare la memoria. Que encuentre en la naturaleza del lenguaje su conciencia. 

“Debiera la poesía, pero no existe esa posibilidad porque no hay deber y nada le es dado a ella como obligación a diferencia del filósofo, ser fiel a la espiritualidad que convoca el imaginario de su lenguaje”.

Este manifiesto es una construcción frente a las formas canónicas de poesía, una poética, no sistémica, no monopolística, un hecho anticonsumista que recupere la etimología frente a las épicas iones bárbaras del marketing, una poesía que salte de la zona de confort del poeta.

“Frente a un lenguaje infectado por la apetencia de burocracia, industrializado en la confección de los lugares comunes con destino a la persuasión demagógica de las masas, le cabe a la poesía considerar un extremo distanciamiento de las afinidades que la vinculan con el tópico de la vulgarización y la trivialidad discursiva, el estereotipo formal y la esclerosis del cliché terminológico, las palabras afectadas por el prestigio inminente de la lírica de las épocas de bonanza, la buena familia de los troníos y las castas patrióticas, y el padecido simplismo del texto poemático como espacio intimista e intransitivo de aleccionadoras peripecias biográficas”.

En el decir del poeta, se inscribirá la voz del otro, la ausencia de imposición o verdades, de ideología o religiones, existirá la “poesía como conciencia de un lenguaje que se inmiscuye en la medida del respeto al individuo como valor absoluto”.

“La poesía como continuo de la revelación y elogió exultante de lo digno. Ahí dejo estas piedras que no estaban antes en el mundo, dejó escrito Jorge Oteiza; acaso de su baliza miento en la mitad oscura de la inteligencia surja la incitación comprensiva hacia la voluntad de un sueño”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Escritores, Katakrak, Libros, Literatura, Navarra, Poética, Poesía, Poetas, Reseñas y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Manifiesto por un no lugar (Juan Carlos Mestre)(Reseña).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s