Aire de comedia (Ramón Eder)(Reseña).

  

“Cuando un libro nos hace sonreír

ese libro vale más de lo que cuesta”.

Entre tanto tópico, conversación generalista o escritura plana y uniforme, encontrar un paisaje minado por la ironía y la inteligencia en su justa dosis, es algo que los sentidos de cualquier lector agradecen.

El aforista es el acróbata de la poesía, un milímetro a derecha o izquierda puede provocar el hastío o un gran bochorno. Un aforista debe ser audaz, debe haber practicado mucho, tener paciencia y la maestría en las medidas de un cubero. Ramón se mueve como un hábil funambulista sobre este alambre. 

No busca la carcajada, sino la sonrisa. No dicta verdades, sino realidades a las que aliña con un chorrito de asombro.

Como al contemplar una tormenta eléctrica, en cada página, abundan los destellos.

EL BUEN periodista acaba mordiendo la mano que le da de comer.

*

COJEABA tan bien que nadie sabía de qué pie cojeaba.

*

HAY dos tipos de personas: las que nos alegran cuando vienen y las que nos alegran cuando se van.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Escritores, Katakrak, Libros, Literatura, Navarra, Poética, Poesía, Poetas, Reseñas y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s