La oscuridad de los gatos era nuestra oscuridad (Nilton Santiago)(Reseña).

  

“Algunos dicen que tu sonrisa era la primavera

que recibía a los hombres con sus huesos abiertos”

Nilton es un poeta capaz de crear un ecosistema desde el blanco papel de la poesía. Un mundo lleno de no lugares, de personajes literarios que habitan dentro de la misma irrealidad que el poeta. Una réplica onírica a través de un lenguaje atlántico y lluvioso. Aquí el universo se derrama como una fuente de imágenes sobre las páginas ilustradas por Juan Carlos Mestre de este exquisito libro.

La imaginación es la principal herramienta del poeta, sobre este lienzo lanza sus reflexiones que exponen la condición del ser: la soledad, el desamor, los fantasmas, la ilusión o el deseo.

Un artefacto poético como un bosque de amplias ramas, como sus versos, un océano construido a través de las negaciones terrenas, un cielo que no contiene ninguna salida. El tiempo sucede, las estrellas de precipitan como gotas de lluvia en nuestro abismo y en los espejos hay tantas dimensiones como días.

EL TIEMPO ES UNA MENTIRA DE LAS ESTRELLAS

Toda la noche hemos muerto lejos de casa, 

durante toda la noche nos hemos suicidado / sin conseguirlo

mirándonos al espejo, como una iglesia en llamas, 

como una resplandeciente cicatriz en los árboles de los aserraderos

o en las últimas páginas de los libros que el tiempo ha olvidado

en los hospicios y en los sanatorios.

Mirándonos al espejo, olvidando el testimonio de la luciérnaga

entre tus manos,

viendo cómo se afeitaba Armand con una herradura

como si fuera un puñado de luz cicatrizando en las aletas de un

pescado que acaba de morir,

por lo que somos murciélagos, sin saberlo, 

para los que agonizamos, inquietantemente,

en la absurda máquina de arena en la que nos convertimos

cuando llueve,

o cuando atardece entre las manos de los suicidas

que cierran nuestras heridas con sus cuchillos de terciopelo

(además de dar de comer al animal insomne de la soledad

y a la mariposa de hielo de la soledad que cada día brota 

de las tibias manos de los presos políticos).

¿Sabes qué me da vergüenza Lédo? Que algunos dicen,

qué nacimos de los huevos olvidados en las peceras públicas

o que antes respirábamos por las heridas del corazón, muy

desconfiados,

este sueño interior de tus manos,

esta marea dispersa e hiere y hiere,

estas gotas de mar que encontraste camino al cielo

de Maceió que tanto temo,

mientras yo moría, sí moría como un pájaro saliendo

de su plumaje.

Vaya lío. No obstante, siempre supimos que nos faltaba

dinero y un poco de piel alrededor del corazón

o que nuestra sangre apenas se movía cuando hablábamos

de la infancia o de las revoluciones,

pero de esto se trata, mi querido Lédo, la soledad.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Escritores, Libros, Literatura, Poética, Poesía, Poetas, Reseñas y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La oscuridad de los gatos era nuestra oscuridad (Nilton Santiago)(Reseña).

  1. Pingback: RESEÑA DE LA OSCURIDAD DE LOS GATOS ERA NUESTRA OSCURIDAD, POR INAXIO GOLDARACENA – LAS MUSAS SE HAN IDO DE COPAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s