Poemas como rezos (Natalia Litvinova)(Reseña).

  

“Sé la verdad pero no tengo palabras para ella”. (Zinaida Gippius)

Parece que las poetas rusas del Siglo de Plata se nos presentan por parejas. Aquí, Natalia Litvinova traduce por primera vez al español a Zinaida Gippius y Cherubina de Gabriak, en un “juego de espejos”. Ambas obtuvieron reconocimiento desde sus primeros poemas: Cherubina los enviaba a la redacción para evitar que su discapacidad creará prejuicios en sus editores; en el reverso, Zinaida, desde una belleza provocativa y ambigua, cobraba fama como sílfide o diablesa.

La poesía de Cherubina presenta una levedad armónica. Una melancolía futura. Un baile amargo que gira en un salón que empequeñece debido a su frágil salud, su discapacidad física y los interrogantes que arroja contra el espejo de su doble yo.

“Todo lo que han dicho los poetas

lo sé hace tiempo”.

ENTENDÍ LAS RAMAS DE LOS MANZANOS 

su gesto dador y vencido,

casi tocando la tierra

la curvatura del ala.

Como si por un instante la fuerza del sol

frenara su vuelo de fuego

en las raíces terrestres

y se condensara como un fruto.

Arráncalo y él contará

desde la palma morena 

cómo es el fuego que hay en él,

cómo es su peso terrestre.

Zinaida se aproxima al simbolismo desde un plano intelectual. Títulos de poemas como Círculos, Entre, La realidad y sueño, delimitan una época donde la Rusia vivida se aproxima hacia lo desconocido.

LAS FLORES DEL NARANJO

Cuídense, huyan

del vacío fácil de la vida

y no acepten las cenizas terrestres

a cambio de las flores del naranjo.

Bajo el cielo gris de Taormina,

en las profundidades de la fealdad,

recordé por un instante

las flores del naranjo.

Créanme, los encuentros casuales no existen,

¡son tan pocos entre tanta agitación!

Y nuestro encuentro exhala misterio,

como las flores del naranjo.

En vano buscan felicidad,

¡ustedes le temen a la altura!

La felicidad puede ser hermosa,

como las flores del naranjo.

Amen el valor de no desear,

las alegrías del silencio,

los suelos irrealizables,

el misterio del encuentro,

los lenguajes de lo indecible

y las flores del naranjo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Escritores, Katakrak, Libros, Literatura, Poética, Poesía, Poetas y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s