La meteoróloga de sí misma (Carmen Beltrán Falces)(La cabaña del loco).

también a acariciar

se aprende

no es fácil

al principio

en la penumbra del cuarto

modular la fuerza

vigilar las uñitas

lanzar la mano

al pecho de mamá

para devolverle

ese escalofrío dulce

que nos regala

se impone en el cuerpo

la necesidad

de demostrar amor

de conocerlo también

mediante el tacto

esta terca necesidad

de amar

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Escritores, Libros, Literatura, Poética, Poesía, Poetas, Reseñas y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s